Las Lagunas de Ruidera son un paraje natural excepcional con infinidad de rincones y lugares idílicos para perderte. Sin duda, en cualquiera de sus lagunas disfrutarás de la belleza de la naturaleza. Sin embargo, si quieres saber por donde empezar, te hacemos una pequeña lista con alguno de los puntos de visita imprescindibles. Entonces… ¿Qué ver en las Lagunas de Ruidera?

Castillo de Peñarroya

El embalse de Peñarroya nos deslumbra con un color fascinante del agua y con esbeltas torres del Castillo que recibe el mismo nombre. En su origen fue un fuerte musulmán, pasando a manos cristianas a finales del siglo XII. Su presa es capaz de embalsar 44.882.250 metros cúbicos de agua y dentro del Castillo se encuentra el Santuario de Nuestra señora de Peñarroya, patrona de Argamasilla de Alba y La Solana

Cascada del Hundimiento

La cascada del Hundimiento es el salto de mayor altura de todo el Parque Natural. Hermoso paraje donde se despeñan las aguas formando unas ruidosas y bellas cascadas.

Laguna del Rey

Una de las lagunas más fotografiadas del parque, recibe su nombre por pertenecer a la casa real española. Se encuentra junto a la localidad de Ruidera y dispone con pequeñas playas habilitadas.

Laguna Colgada

Esta laguna es la mayor de todas las que conforman el conjunto lagunar del parque. Cada cascada está situada a un nivel más bajo que el anterior, creando un vistoso y maravilloso accidente geológico.

Laguna Lengua

Es una de las más bonitas y espectaculares lagunas de todo el parque lagunar. Intensos colores azulados o verdosos y encantadoras formas.

Cueva de Montesinos

Esta cueva tan singular está situada muy cerca de la carretera que une la localidad albaceteña de Ossa de Montiel con las Lagunas de Ruidera. Se trata de una cavidad de unos 80 metros de profundidad generada por procesos de disolución que las aguas de lluvia han originado. Además, también es famosa por aparecer en la Novela Don quijote de la Mancha. Allí Don quijote sufría el encantamiento más intenso y famoso de la literatura universal.