Las Lagunas de Ruidera son un entorno único. Aguas transparentes y de increíbles colores, situadas en escalera y separadas entre si por barreras naturales producidas por la precipitación y sedimentación.

Todas las Lagunas de Ruidera son distintas entre sí. El agua cae de una laguna a otra hasta perder más de 140 metros de desnivel en los 18 km que separan la laguna Blanca y el embalse de Peñarroya. Todas son de pequeño tamaño excepto la de San Pedro, la colgada o la del rey y su profundidad es variable.

Las lagunas de Ruidera son un entorno único

Todo el grupo de lagunas está protegido como parque natural, y no es para menos, pues se trata de un paisaje casi único en Europa y no solo por sus características geológicas e hidrográficas.  Su vegetación es muy diversa y conviven más de 250 especies de vertebrados.

El valor natural de todo su conjunto, su interés geológico, calidad paisajística y biodiversidad es innegable. Ya en 1931 se le declaró Sitio Natural de Interés Nacional. No obstante, la protección como parque natural no llegó hasta 1979 cuando las lagunas ya se habían llenado de urbanizaciones y edificios.

Actualmente, además de parque natural, son zona de especial protección para aves y Reserva de la Biosfera y junto al Parque Nacional de Plividje en Croacia, se considera la mejor representación en Europa de lagos formados por la acumulación de carbonato cálcico.

¡Una maravilla natural que merece la pena ir a verla! Descubre sus secretos junto a ecoturismo Ruidera =) Un turismo respetuoso con el medio ambiente con el que vivir grandes experiencias y aventuras.