Ecoturismo Ruidera te ofrece una experiencia mágica que te adentrará en el mundo de la espeleología. Pero… ¿te gustaría conocer algunas cosas de esta actividad antes de adentrarte en una cueva? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo surgió la espeleología?

¿Alguna vez has oído hablar de Édouard-Alfred Martel? Este abogado francés (sí, lees bien: abogado) es considerado el “fundador de la espeleología moderna”. Dedicó la mayor parte de su tiempo a su gran pasión: la exploración de las distintas cavidades de la tierra. Así, visitó numerosas cuevas en Europa, incluida la de Padirac (fue el primero en aventurarse en sus galerías). Además, impulsó una ley con el objetivo de proteger las aguas subterráneas y evitar su contaminación. Interesante, ¿verdad?

¿Qué es exactamente la espeleología?

Ahora que ya conoces a su fundador, es el turno de pensar en la espeleología. A menudo surgen dudas sobre la clasificación de este tipo de actividad. ¿Es un acto de entretenimiento? ¿Se considera deporte? ¿Es, acaso, un tipo de ciencia? Pues bien, podría decirse que la espeleología se encuentra en medio de esos tres aspectos. ¿Por qué?

→ Es un entretenimiento porque…

… puede practicarse en los ratos de ocio. Poder pasear por las galerías subterráneas y admirar las formaciones de las distintas cavidades (estalactitas y estalagmitas) puede llegar a ser un gran pasatiempo. Y, desde luego, ¡entretiene mucho!

→ Es un deporte porque…

… dependiendo del recorrido, te ejercitas. Si realizas un trayecto largo bajo tierra, tu organismo comenzará a trabajar a mayor rendimiento. Este aumento de la actividad física sería, claro está, como practicar deporte. Por no hablar de las rutas más complejas, que no solo incluyen ascenso y descenso entre las paredes de la cueva, sino también contemplan el buceo.

→ Es una ciencia porque…

… se entiende por espeleología la exploración de las cavidades subterráneas el estudio de las ciencias de karst (la meteorización de las rocas). Vale la pena profundizar un poco en este aspecto en el siguiente apartado.

Científicos peculiares

Como imaginarás, un espeleólogo profesional no es un científico al uso. Basta con pensar en el aspecto de una cueva para darse cuenta de que esos lugares no están pensados para todo el mundo.

Al pensar en el término ‘científico’, seguro que te viene a la mente la estereotipada imagen de las películas: un señor anciano con bata blanca y, probablemente, abundante barba. Nada más lejos de la realidad. Un espeleólogo en un profesional que se encuentra en gran forma física.

Además, ten en cuenta que en la labor del espeleólogo se combinan distintas ramas de la ciencia geología, zoología, hidrología, paleontología…

No cabe duda de que la espeleología es una actividad fascinante. Si te interesa la teoría pero te has quedado con ganas de llevarla a la práctica… recuerda que nosotros te ofrecemos la oportunidad de practicarla. Consulta nuestros packs y tarifas.